La fiebre del tiempo

La fiebre del tiempo

Año 1848, muchos trabajadores abandonan masivamente sus trabajos para migrar hacia zonas del Oeste de Estados Unidos y hacer fortuna con el oro. Es lo que se conoce como la fiebre del oro.

170 años después, en pleno 2018, el talento abandona sus antiguas empresas en busca del empleo perfecto, aquel que tiene en cuenta sus motivaciones y le permite tener más tiempo libre. ¿Estamos ante la fiebre del tiempo?

Puede parecer una comparación osada pero sigamos analizándola: En 1848 el oro era el bien preciado por todos, el Oeste era la oportunidad, la zona geográfica donde el oro nacía, y los migrantes eran quienes perseguían la fortuna dirigiéndose hacia la oportunidad. En 2018 el bien preciado es el tiempo, poder disponer de más tiempo libre es un factor tan o más importante que la cantidad de “oro” que te paguen. Las empresas que quieran ser competitivas deben ser la oportunidad y ofrecer beneficios corporativos como estrategia para dirigir hacia ellas al talento, que actúa como el migrante en busca de tiempo.

Cowboys duel

Pese a las coincidencias explicadas hay una gran diferencia entre la fiebre del oro y la del tiempo. En el Este de Estados Unidos no había posibilidad de extraer más oro, por lo que las migraciones hacia el Oeste para quienes querían hacer fortuna eran obligadas. No obstante, las migraciones de talento de una empresa hacia otra son 100% evitables. El tiempo, a diferencia del oro, no distingue entre zonas geográficas. Un día dura 24h allí donde vayamos, por lo tanto las empresas están ante la oportunidad de dar un giro de 180º a sus políticas de gestión del talento y priorizar aquellas acciones que favorezcan la calidad de vida de sus empleados.

Como si del típico duelo de un “Western” se tratara, las empresas se baten entre ellas para captar y retener al talento. En 1848 los rivales usaban revólveres, ahora en 2018 en vez de pistolas, las empresas utilizan herramientas de base tecnológica para lograr sus objetivos. Apps 100% “mobile” que permitan facilitar la vida a sus empleados, delegar sus tareas personales y conciliar su vida laboral con la vida familiar.

Pero si algo he aprendido del antiguo Oeste Americano es que un duelo lo ganará aquel que disponga de la mejor arma, y la mejor “arma” de la que hoy en día puede disponer una empresa para lograr el objetivo de cuidar a sus empleados y que dispongan de más tiempo libre es, sin duda, una suscripción a Eelp! Corporate.

Nosotros te equipamos, ahora sólo falta que seas el más rápido en disparar. Solicita ya una prueba gratuita.