¿La ley de la atracción, atrae la felicidad?

Para los que no la conocen, la ley de la atracción dice que atraemos aquello que deseamos. Pero aquello que deseamos con corazón y mente. No confundamos desear que caiga del cielo un sueldo Nescafé porque así no funciona. Además, porque todos lo deseamos y solo regalan uno al año, sería inviable.

Según esta ley, cuando hablamos de la felicidad, y elegimos ser felices ya tenemos medio proceso conseguido para serlo.

¿Quieres unos consejos para empezar este proceso? Sigue leyendo…

1. Se respetuoso y agradecido

Socializar y ser amable influye inconscientemente en nuestra felicidad. No hay que ser un amor andante con todo el que pase por delante, ni tienes que obligarte a ser más sociable cuando no lo eres. Simplemente, trata de ser más amable y empático en aquellas relaciones que van aconteciendo en el día a día. Todo lo que proyectamos es lo que recibimos. Y si no piensa en una situación en la que hayas sido amable y otra desagradable y sigue pensando cómo se presentaron los siguientes sucesos para cada una. ¿Nunca te ha pasado que has sido generoso y a los 5 minutos alguien lo ha sido contigo?

2. Busca el sol siempre

Hay algunas culturas que evitan el sol a toda costa, como la cultura China. Y no sabes lo que se pierden… porque la exposición de unos 10 – 15 min al día es suficiente para aumentar la producción de serotonina, sustancia que genera neurotransmisiones y la misma que controla nuestro humor.

3. Vive más relajado

A veces nos estresamos en situaciones como ir con prisas porque pierdes el tren, quedarse en medio de una caravana, perder un papel que tenías que entregar en una oficina, etc. Y bien, ¿alguna vez has pensado que no pasa nada por ello? Que… ¿ser perfectos no es nuestro legado en la vida? Entonces, para qué estresarse si eso no va a hacer que cojas ese tren, que salgas de la caravana o que encuentres el papel. Lo único que conseguirás es atraer otras cosas negativas por estar en un estado de ánimo apto para conseguir más cosas negativas. ¿Tiene lógica no?

4. No todo se puede controlar

Hay cosas que se nos escapan, no puedes estar en todo, ser perfecto, ser el/la más trabajador/a, el/la más magnífico/a. Estamos aquí para ser felices, y que todo lo que hagamos nos haga sentirnos bien con nosotros mismos. Si hay algo que te genera preocupación, agobio o ves que no puedes, delega. No te va a dar un infarto por pedir ayuda o delegar tareas. En cambio, si te puede dar por llevar un ritmo superior. Pruébalo y verás cómo controlar menos cosas te da más felicidad.

Para este último consejo te invitamos a que conozcas la app de Eelp que te ayuda, gestiona y ofrece todos los servicios que necesites en tu día a día, y así descargas responsabilidades que te quitan tiempo ¡para ser feliz!

Please follow and like us: